Aplicaciones de la tecnología de hidrógeno H2

La tecnología de hidrógeno está desarrollándose exponencialmente en los últimos años. La actual crisis energética, el aumento del coste de las materias primas, la inestabilidad en el suministro energético y la preocupación por el siempre en aumento calentamiento global, generaron ya hace años políticas de decarbonización. Los gobiernos buscan nuevas tecnologías que permitan la independencia de suministro energético. En este sentido la tecnología de hidrógeno cuenta con un gran potencial. El gobierno español ha aprobado la hoja de ruta del hidrógeno con la que se pretende promover el uso de la tecnología de hidrógeno. Pero, para qué sirve el hidrógeno realmente y por qué está de moda actualmente?

tecnología de hidrógeno
Tecnología hidrógeno H2

Aplicaciones de la tecnología de hidrógeno y como se produce

El hidrógeno tiene distintas aplicaciones, de las que hablaremos en detalle en otros posts, pero se usa principalmente como combustible para vehículos y sustituye parcial o totalmente al gas natural. Además se puede usar para producir electricidad, aunque esta última aplicación se usa en casos específicos para que sea rentable.

Los más importante de este tecnología es que produce energía sin emisiones directas de dióxido de carbono CO2. Digo sin emisiones directas porque para producir hidrógeno es necesario usar electricidad. Si esa electricidad no proviene de energías renovables, indirectamente si que se emite dióxido de carbono. Si la electricidad proviene de energias renovables estamos hablando del conocido hidrógeno verde.

Cuál es el principal problema de esta tecnología?

El hidrógeno H2 no se encuentra de forma natural en la naturaleza, sino que se encuentra junto con otras moléculas como es el agua H2O o el metano CH4. Esto hace que haya que separar estas móleculas para obtener el hidrógeno, y para ello se necesita usar más energía.

Hay distintas tecnologías para obtener hidrógeno, pero la más conocida y la más limpia es producir hidrógeno a través de electrolisis. Para ello es necesario aportar electricidad.

Principales aplicaciones de la tecnología de hidrógeno

Además del uso de hidrógeno como combustible para vehículos, se mezcla el hidrógeno con el gas natural para producir un gas natural más verde. Hay equipos de cogeneración que funcionan directamente con hidrógeno, con lo que se puede producir agua caliente y electricidad directamente con hidrógeno.

El hidrógeno se puede usar directamente en aplicaciones industriales, con lo que se evita el uso de combustibles fósiles en procesos industriales.

Al producir hidrógeno se genera calor residual, este calor se puede recuperar para producir agua caliente.

El uso de la tecnología de hidrógeno también se puede usar para producir electricidad. Este proceso en principio no es eficiente, ya que la energia eléctrica que se produce es menor a la que se consume. Una posible aplicación sería acumular electricidad en estaciones que funcionen con fuentes de energía renovables. En la actualidad hay varios proyectos piloto en marcha en la que se estudia su viabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *